Garantía Cocimanía

Para Cocimania lo más importante es la satisfacción de nuestros clientes y por esa razón garantizamos la devolución total o parcial de tu compra si:

* Te has equivocado de producto.

* Has pedido más de lo realmente necesitabas.

* El producto no coincide con lo anunciado en nuestra tienda.

* El producto que has comprado está vencido.

* O cualquier otro supuesto que Cocimania considere para dar satisfacción a los clientes.

En cualquiera de estos casos nos hacemos responsable por la devolución de uno o todos los productos de su compra, y, si tiene algún otro inconveniente con nuestros productos, estamos dispuestos a escuchar su demanda e intentar darle una solución.

La única condición que pone Cocimania para que todo lo anterior se cumpla es que el comprador haya iniciado el proceso de reclamación antes de cumplir 10 días naturales desde el momento en que ha  recibido el pedido. 

¿Cómo pagar en cocimanía?

Para facilitar las cosas a nuestros clientes hemos procurado contar con varias formas de pago diferentes:

Con tarjeta, Una vez que has elejido tarjeta como forma de pago, se te abrirá la plataforma de pago (TPV virtual) de Paypal (más abajo de éste párrafo tienes las claves para identificar si la conexión es segura).

master card visa american-express

Con transferencia o ingreso bancario, facilitamos los números de cuenta de dos bancos diferentes (ING Direct y Sabadell).

Con paypal, en este caso debes tener una cuenta en paypal, en caso de querer abrir una nueva debes saber que te llevará un par de días, ya que paypal tiene un sistema de comprobación de identidad mediante el ingreso de un pequeño monto en tu cuenta bancaria, y una vez que te has dado de alta puedes vincular a tu Pay Pal una tarjeta de crédito, débito y/o cuenta bancaria para luego pagar con un único clic.

paypal

Compra fásil y segura

 

Para comprar por Internet, basta un poco de información y tomar algunas precauciones: 

 

Página segura, para comprobar que al enviar información por Internet se utiliza una conexión segura hay que mirar si el " http:// " del cajetín superior donde se escribe la dirección se cambia a " https:// "(con una después de la p, y generalmente ocurre cuando nos conectamos con las páginas de los bancos), también se puede mirar si en la parte de abajo a la derecha de los navegadores ó en la barra superior de direcciones aparece un candado cerrado.

Política  de privacidad, no se debe ofrecer ninguna información personal sin saber quién la recopila, por qué lo hace y cómo la utilizará. En cualquier caso, sólo dar el número de tarjeta de crédito cuando sea estrictamente necesario y en sitios de confianza, que cuenten con un sistema de comunicación seguros.

Condiciones de las devoluciones, varían según la tienda, y por ellos es necesario consultarlar para saber que podemos hacer en caso de no quedar satisfechos con la compra.

El comercio electrónico presenta los mismos problemas que otros sistemas de compra no presencial (como el teléfono o la compra por catálogo), en los que las partes no contactan físicamente. El comprador necesita tener garantías sobre la calidad y características de los productos que adquiere, el vendedor garantía del pago y debe existir un nivel aceptable de confidencialidad en la comunicación entre ambos.

El número de sistemas de pago varía de una tienda electrónica a otra. La forma más segura (que no la más cómoda) es el contrareembolso, único medio de pago online que maneja dinero efectivo. Así, el consumidor no tendrá que abonar nada hasta que no tenga lo adquirido entre las manos. También se puede emplear el cargo en cuenta, utilizado sobre todo en suscripciones, las transferencias o ingresos, o los diferentes medios de pago virtual como paypal entre otros, aunque, el medio más utilizado con diferencia para pagar online son las tarjetas de crédito o débito, empleadas en más del 80% de las transacciones online en España, según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones.

Al comprar en Internet con tarjeta de crédito, tanto la validación como la realización efectiva del pago se realizan mediante el mismo sistema que en un comercio convencional. Una vez que el número de tarjeta llega al vendedor, éste lo envía fuera de Internet de la misma forma que al pagar en cualquier tienda 'física'. Por tanto, el punto crítico se produce al remitir el número de tarjeta a través de una red pública y potencialmente insegura como es Internet.

Para garantizar la confidencialidad en la transferencia de datos en Internet se utiliza un protocolo de seguridad, SSL (Secure Sockets Layer), que aceptan la inmensa mayoría de navegadores. Este sistema asegura la identidad del vendedor, garantiza la integridad del mensaje y codifica los datos con un cifrado de hasta 128 bits (harían falta miles de años del ordenador más potente del mundo para decodificar el mensaje), lo que garantiza que si alguien intercepta la comunicación no podrá interpretarla.
Pero esto no resuelve todos los problemas, pues cualquier persona con acceso a una tarjeta ajena puede pagar en Internet con ella (esto es, en Internet no hay forma de que nos soliciten el DNI como en una tienda "normal"). Para acabar con estas limitaciones se han diseñado nuevos estándares de seguridad que además certifican la autenticidad del usuario de la tarjeta. Los bancos han implementar el Comercio Electrónico Seguro, que añade un elemento más de seguridad mediante una clave asociada a la tarjeta que sólo conoce su propietario. Así, tras teclear el número de tarjeta al comprar online, el comercio solicitará al cliente su código personal que lo identifica como legítimo usuario de la tarjeta, y en algúnos casos esto se hace mediante un mensaje al teléfono móbil.